Una vivienda puede presentar desperfectos que no siempre son muy obvios, aunque nos causen incomodidades. Las goteras, el exceso de frío o calor, el hielo acumulado, la aparición de moho e incluso las corrientes de aire son algunos de ellos.

Todos estos problemas suelen tener una causa: la falta de aislamiento térmico. Si no se aplican las medidas necesarias, es muy probable que no pueda mantenerse la temperatura interna. Además, el exceso de humedad puede generar  alergias o asma.

¿Cómo saber que lo necesito?

Una de las principales pruebas de que necesitás aislamiento térmico está en la temperatura de la casa: si en general es muy fría, pero a la llegada del verano se vuelve calurosa, quiere decir no la mantiene.

Otro aspecto está en las facturas de luz. Cuando no tenés aislamiento térmico gastás más por causa de los aires acondicionados y las calefacciones, debido a que siempre querrás combatir el calor o frío excesivo.

Por último, si notás que hay humedad en las paredes de tu casa, es porque el agua se filtra y ocasiona este problema. A la larga, el aire interno se contamina con la humedad y puede ocasionar enfermedades.

Una reforma necesaria

Implementar aislamientos térmicos en tu vivienda traerá muchas ventajas para vos. Podés ahorrar en tus facturas de luz, mantendrás la temperatura interna sin importar lo que ocurre afuera y no necesitarás invertir en calefacciones o aires acondicionados.

Además, el aislamiento térmico proporciona mayor espacio dentro de las casas y reduce los sonidos exteriores. Se trata de una reforma que resulta necesaria para tu bienestar.

Todos los materiales para estas reparaciones podés encontrarlos en El Durlero. Tenemos servicio a domicilio en todo San Juan y, además, podemos mejorar cualquier presupuesto que tengas. ¿Querés aislamiento térmico para tu vivienda? Visitá El Durlero.